Con garrote en mano, Julián Nazar divide al PRI

#JOSEAN advierte que se alejará de su partido si no hay “piso parejo”

*La carencia de capacidades y habilidades para construir acuerdos de parte del Talibán están socavando la unidad y democracia priista

REDACCIÓN

El recién estrenado dirigente del PRI en Chiapas, Julián Nazar Morales es factor de divisionismo entre la clase política de su partido, al grado de que personajes importantes como José Antonio Aguilar Bodegas, ya piensan en alejarse del tricolor ante una evidente falta de transparencia y piso parejo de las reglas del juego para elegir al próximo candidato al gobierno de Chiapas.
La política del garrote que ha sido característica de Nazar Morales, (por ello el mote de Talibán), será la tumba que sepulte al PRI en el próximo sexenio, pues el mismo Aguilar Bodegas es quien ha sentenciado que el PRI sin alianza puede perder el gobierno de Chiapas.
Y es que la falta de oficio político del actual líder priista, la carencia de capacidades y habilidades necesarias para construir acuerdos con base en el respeto a la dignidad humana, simplemente lo llevará a romper con la democracia tan urgida y necesaria al interior del PRI.
Ya ni los simpatizantes del tricolor le creen a este partido, y menos cuando quién dirige sus destinos es un personaje con un pasado oscuro, lleno de señalamientos de corrupción, desvío de recursos y enriquecimiento inexplicable durante su paso en la Secretaría del Campo.
El mismo José Antonio Aguilar Bodegas antes de renunciar a la SECAM de seguro documentó muy bien esos desfalcos que pesan en contra de Nazar Morales, por lo que no debe sorprendernos que en su momento la Procuraduría General de la República (PGR) lo llame a cuentas.
En tanto, el Talibán seguirá socavando la unidad y democracia priista, pues eso es lo que sabe hacer mejor, con la complicidad del Comité Ejecutivo Nacional. Aquí ya no importa ser propositivos, sino atacar y descalificar a quien o quienes no sean del gusto de este líder, de triste figura pero con un hambre de poder y del dinero mal habido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *